Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Perú 3-0 Chile: crónica de una goleada que nunca olvidaremos, por Kervy Robles

Por Kervy Robles
Corresponsal peruano en Estados Unidos

Perú llegaba a la Florida sin poder vencer al cuadro chileno en los últimos cinco años, desde el 1-0 (gol de Jefferson Farfán) en Lima para las clasificatorias de Brasil 2014. Chile fue a ese Mundial dejando buenas impresiones que después llevaron al país a sumar dos títulos de Copa América. Pero muchas cosas han cambiado desde entonces. Por ejemplo, Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi fueron destituidos sin pena ni gloria. A Perú llegó Ricardo Gareca, y volvimos a un certamen mundialista después de 36 calendarios mientras Chile no fue a Rusia. El viernes en el Hard Rock Stadium, colegas chilenos en el press box, tildaban de suerte la heroica clasificación de los peruanos. La única verdad es que, estos simpáticos periodistas, estaban a poco de presenciar como los suertudos dominarían al ultimo campeón de América.

Gareca mantenía su tradicional dibujo: 4-2-3-1, mientras Reinaldo Rueda (en su séptimo partido en el banquillo) alineaba un todavía novato 4-3-3 con pocas caras conocidas.

Como suele suceder, los primeros minutos sirvieron de estudio para ambos rivales. Perú cedió el balón, pero Chile no tenía mucho que ofrecer, encontrándose lejos de esa “Generación Dorada” atrevida, intensa y de grandes sociedades. Los peruanos, pacientes y fieles a su estilo, esperaron y cuando el momento demandaba una recuperación, la transición de balón era rápida a los lados, especialmente el derecho de Luis Advíncula y André Carillo. Ambos jugadores, uno del Rayo Vallecano de España y el otro del Al-Hilal de Arabia Saudita, convirtieron al lado izquierdo chileno en un punto vulnerable durante todo el partido. Eduardo Mena sufría los impredecibles amagues de Carrillo y los explosivos desdobles de Advíncula. Así, Perú dominaba las acciones y era dueño de las emociones de los primeros 15 minutos del primer tiempo. Edison Flores, en el lado izquierdo nacional, también mostraba señas de peligro para el arco del debutante Fernando de Paul. Un Chile que dependía de su máxima figura Arturo Vidal para las salidas y la elaboración de juego, mostraba un futbol insípido y preocupante. Mientras tanto, la dupla Cueva- Ruidíaz progresaba en sus ambiciones como pareja de atacantes, cuando el volante del FC Krasnodar de Rusia habilitó al delantero del Seattle Sounders FC americano para la primera ocasión clara del encuentro. Minutos después, Ruidíaz tendría otra chance que el defensor Enzo Roco pudo salvar de la línea.

La Roja insistía con Vidal, quien de memoria jugaba a espaldas de los centrales Anderson Santamaría y Christian Ramos, para las sorpresas de los extremos Junior Fernandes y Angelo Sagal. Este último generó la única clara de Chile, después de un disparo fuerte que dejó un rebote para el atacante Nicolás Castillo que no pudo materializar ante una salida rápida de Pedro Gallese. Perú no bajo los brazos, siguió elaborando y pisando la zona de influencia, como una constante. Advíncula y Santamaría probaron, pero de Paul, hasta el momento, hacía un trabajo impecable.

El partido se iba al descanso con un 0-0 y con un Perú organizado en defensa y letal en las bandas. Los incas se mostraban como un conjunto en la plena madurez de su estrategia, un equipo educado. Chile carecía de ideas y cambio de ritmo, un equipo en restauración.

 

Para el inicio del segundo tiempo, Perú encontró finalmente lo que tanto había anunciado en la primera etapa. Carrillo, muy astuto, no da el balón por perdido y con complicidad de Ignacio Jeraldino en la frontera del campo, puntea la redonda para que con un efecto raro se meta en el arco chileno. Roco, en su intento de despejar, comete un autogol y le da a Perú el 1-0. La oportunidad fue fortuita, pero el resultado completamente merecido. No había nada de suerte hasta aquí.

El gol para la Blanquirroja, como en los últimos partidos, venía en los pies de un volante (un delantero-centro peruano no marca para su selección desde Paolo Guerrero en el triunfo ante Australia en la reciente Copa del Mundo en Rusia). Perú dominaba con mas claridad gracias a un tenaz Renato Tapia en las divididas y dando oxigeno a sus laterales y volantes en el mediocampo.

Yoshimar Yotún se sumaba en ataque en su convincente tránsito con el balón (el mismo que dio vida al gol de Peru en su ultima victoria ante Chile). En todas sus líneas, los incas eran superiores a su rival Chile, pero el partido no gozaría su clímax futbolístico hasta el minuto 75. Pedro Aquino, quien ingresó un minuto antes, acompañó la jugada que Flores inició por izquierda. Cuando parecía que Flores remataría, este decidió asistir a Aquino quien con borde interno y fuerte pegada al lado derecho del arco de de Paul sellaba el 2-0 para Perú. Pero los de Gareca, un equipo de ambiciones, querían el tercero.

La ultima vez que Perú gano por diferencia de tres ante Chile, fue en el 2003 con un gol de Henry Quinteros y un doblete de Claudio Pizarro. El que haría dos goles en esta oportunidad sería el centrocampista Aquino, y lo realizaría de manera deslumbrante. En el minuto 85, Andy Polo no logró concretar ante de Paul que dejó un rebote. Polo, de rápida reacción, recoge el balón para cedérselo a Aquino, quien se desmarca, controla, amaga hacia afuera—mientras todos los aficionados se ponen de pie en un momento de excitación—se acomoda dispara a puerta para marcar una verdadera joya. 3-0.

La afición enloqueció y los “Olés” no tardaron en hacerse escuchar en el Hard Rock Stadium. Los ofuscados fanáticos chilenos se retiraban del estadio. Los simpáticos colegas chilenos en el press box, empacaban sus computadoras y cámaras sin pronunciar ni una sola palabra. Esta vez, los suertudos dominaron con un fútbol inteligente, perseverante y dinámico, y el resultado era tan solo un espejo de la realidad de ambos equipos. Gareca ha transformado a Perú en un equipo atractivo de mirar y jugar, y que compite a la par de otras grandes selecciones, mientras Chile sigue buscando una restauración que parece demorar. Esto no es cuestión de suerte.

 

(Fotos: Luis Carlos Bulla/ Instagram: @muchabulla)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Noticias Relacionadas: