Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Perú 1-1 Estados Unidos: empate incómodo en Connecticut, por Kervy Robles

Por Kervy Robles
Desde Connecticut

El pasado martes se celebró 22 años de la primera victoria peruana sobre los Estados Unidos en seis encuentros disputados entre ambas selecciones. Por aquella época, el entrenador (y hoy director deportivo) Juan Carlos Oblitas obtuvo una sólida victoria por 4-1, con goles de Roberto Palacios, Percy Olivares, Paolo Maldonado y Nolberto Solano—miembro del presente comando técnico de Ricardo Gareca. Para el inicio del partido en el estadio Pratt & Whitney de la Universidad de Connecticut, Perú formaba con su habitual 4-2-3-1 y seis cambios. Estado Unidos, bajo el mandato de Dave Sarachan, alineaba un 4-1-4-1 y nueve variaciones.

Es usualmente en partidos amistosos como estos, que los técnicos toman la libertad de hacer modificaciones a su gusto, dar minutos a jugadores en proyección, cambiar esquemas, y por ende asumir las consecuencias de presentar errores premeditados. El más perjudicado con el cambio de nombres en el dibujo, fue la blanquirroja. José Carvallo reemplazaba a Pedro Gallese, pero su incorporación al once inicial no alteraba y tampoco afectaría el resultado final del encuentro. En la defensa, zona sensible y que tiende a mostrar los defectos más evidentes e imperdonables, Alexander Callens y Nilson Loyola veían acción como titulares. El zaguero del New York City Football Club de la MLS volvía a la selección después de un largo receso debido al gran momento de otros compañeros como Anderson Santamaría, Luis Abram y Miguel Araujo, que situaban al oriundo del Callao como una opción en caso de emergencias. Es decir, con las ausencias de Abram y Araujo, el llamado a reemplazar dicho vacío posicional sería Callens, y así fue, aunque para su mala fortuna, esta no fue la mejor noche, en su intento por demostrar que puede pelear por un cupo con todos los nombres previamente mencionados.

Con el balón en los pies, Callens siempre una variable para la rotación de izquierda a derecha o viceversa, apoyado en Sergio Peña quien cumplía el rol de un tercer central en salida. Sin el balón, Callens raramente anticipó una jugada, y cada vez que lo pretendió, el ataque americano asomaba con peligro.

La primera jugada riesgosa para el arco de Carvallo llegó luego de pases cortos y rápidos entre Kellyn Acosta, Josh Sargent y Jonathan Amon quien en velocidad superó a Callens, de mala lectura de anticipo. Con mayor cautela, el zaguero peruano decidió retroceder unos metros cada vez que los americanos contraatacaban. Esto tampoco le serviría, entonces el mediocampista Renato Tapia recorría tramos largos y sus coberturas se hacían cada vez más imprescindibles. Los Estados Unidos, a pesar de un mayor número de cambios que Perú, replegaba sus líneas con atención y defendía con once jugadores en su territorio, amenazado por el lado derecho inca. Luis Advíncula y Andy Polo siempre tuvieron ventaja gracias a su velocidad y fueron determinantes para las primeras ocasiones de gol, mientras el centro nacional, esta vez con Paolo Hurtado como conductor, no encontraba fluidez. Esto convierte en un trabajo complicado de cara al gol para Raúl Ruidíaz. El delantero de los Seattle Sounders FC de la MLS es conocido por su rapidez entre líneas, acción que no ha sido posible ejecutar con Perú, como resultado de la falta de profundidad y sociedades en el sector medio.

Los números beneficiaban en tiros al arco y posesión del balón a Perú, pero el equipo de las barras y las estrellas fue quien estrenó la segunda mitad después de una exitosa jugada de laboratorio, finalizada por el delantero Sargent de 18 años. Perú reaccionaba y Gareca también, con tres sustituciones. Yordy Reyna por Hurtado, Yoshimar Yotún por Peña y Pedro Aquino por Tapia. El mediocampo peruano estaba rodeado de jugadores de media altura, pero con buen pie y sobre todo de constante movilidad.

Era lo que Perú necesitaba para revertir lo que sería una victoria para Estados Unidos y un castigo injusto para los nacionales, que hasta el momento habían hecho lo suficiente para al menos llevarse el empate. Polo anunciaba con un disparo fuerte que tocó el travesaño superior de Brad Guzan. La entrada de Aquino le dio oxígeno y la posibilidad de recuperar el balón mientras el ingreso de Yotún aportó claridad en elaboración y penetración. La movilidad de Reyna confundía la defensa americana y arrastraba una marca que producía espacios para Flores y Polo. Johan Madrid, del Sporting Cristal, se sumaba en ataque y la blanquirroja ya gozaba de superioridad numérica en el área estadounidense. Solo faltaba el gol.

Aquino, el protagonista en la victoria con Chile con dos dianas, recupera el balón en el mediocampo y cede a Yotún, quien encuentra a Polo en el lado derecho. El volante de Portland Timbers ejecuta un centro venenoso que Flores, como sorpresa en el segundo palo, logra definir con éxito. El 1-1, era un resultado justo para ambos equipos. Los Estados Unidos fue siempre un conjunto maduro a pesar de su alineación joven que hacia honor al logo de The Future Is US en el centro del campo. Por su parte, Perú tarda en confabular cuando sus máximos referentes no están en el campo, especialmente en ataque. La victoria ante Chile y el empate contra los americanos, deja un saldo favorable en comparación a las dos derrotas con Alemania y Holanda. Lo preocupante es que hacer cuando Paolo Guerrero no está, ¿quién es el reemplazante? Y si es Ruidíaz, ¿debería tener un acompañante? Los números no respaldan al ex goleador de Universitario, pero Gareca tiene tiempo para revisar sus opciones. La prueba para rectificar el nivel ascendente de su equipo no serán los encuentros ante Ecuador o Costa Rica en suelo peruano, será la Copa América 2019.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Noticias Relacionadas: