Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

José Chávarri, el cazatalentos peruano y su historia ligada al fútbol (ENTREVISTA)

Por: Diego Guevara

Ya hace más de un año que José Chávarri forma parte de Movistar Deportes, y muchos lo conocen por su trabajo en el programa ‘Al Ángulo’. No obstante, antes de ejercer como analista deportivo, se desempeñó como scout en el FC Twente, club que actualmente milita en la Segunda División de Holanda. Chávarri nos contó más acerca de su vida profesional antes de llegar a la pantalla chica.

Diego Guevara: Además de tú trabajo vinculado al deporte, también eres abogado. ¿Por qué decidiste estudiar Derecho?

José Chávarri: A ver, te cuento. Mi padre es contador. Y cuando yo postulé a la universidad no tenía la menor idea de lo que quería estudiar. Y mi padre, después de una charla muy larga, me convenció de que debía estudiar economía. Me metí en Estudios Generales, en la Universidad de Lima, y luego de un año y medio me di cuenta que los números no eran lo mío. Y así fue que apliqué a otras facultades, apliqué a Ciencias de la Comunicación donde no me aceptaron y también a Derecho y ahí sí me aceptaron. No era vocación, pero ya con el paso de los años me fue gustando. Trabajé algunos años como abogado comercial, civilista, como secretario notarial, y de ahí me fui a España a estudiar…

DG: ¿Te fuiste a estudiar una maestría?

JC: Me fui a estudiar un doctorado en Derecho, en la Universidad de Salamanca. No lo concluí, pero yo tenía de alguna manera un sueño. Y mi sueño era convalidar mí título de abogado por el de licenciado en la Universidad de Salamanca, para poder ejercer como abogado dentro de la Unión Europea. Y así lo logré, terminé colegiándome en el Colegio de Abogados de Madrid. Y de ahí me mudé de España, donde viví casi nueve años…

DG: Pero en España tuviste varios trabajos…

JC: Sí, hice de todo mientras estudiaba. En un momento dejé de estudiar también, y me puse a trabajar de lo que podía. En construcción, repartiendo flores, como mozo, de todo.

DG: ¿Y en todos esos años no te llamaba la atención trabajar en algo relacionado al fútbol? ¿Ya lo tenías pensado o todavía?

JC: Siempre lo tuve pensado. Pero no tenía las condiciones para hacerlo. Y es tal vez una excusa, pero así fue. Yo tenía que pensar primero en sobrevivir. Cuando uno se empieza a dedicar al fútbol, generalmente no tiene un ingreso, entonces así fue que después de años, me fui a Holanda.

DG: ¿Y en Holanda tenías una oferta de trabajo?

JC: Lo que pasa es que ahí ya había sacado mi título de abogado. Yo estuve trabajando en una empresa de servicios financieros. Y era una ventaja que yo hablara español, porque aprendí el holandés muy rápido. Entonces yo hablaba español, inglés y holandés. Y esta empresa tenía un portafolio de clientes que se comunicaban con ellos en distintos idiomas. Entonces el hecho que yo hablara español fue una ventaja. En este trabajo utilizaba mucho el criterio jurídico, era como un legal account manager, y de repente después de como seis años, decidí que no quería seguir haciendo eso.

DG: ¿Y ahí empezaste a trabajar como cazatalentos?

JC: Ahí empecé a tomar acciones que me permitieron finalmente trabajar en lo que trabajé durante seis años.

DG: ¿Estudiaste algo relacionado al tema?

JC: Seguí cursos cuando empecé a trabajar por el Twente. Seguí cursos de video análisis, dictados por cazatalentos. Cursos que tienen que ver con detección de habilidades, de movimientos, de predisposiciones.

DG: ¿Y qué cualidades debe tener un cazatalentos? ¿Es algo innato o se puede aprender?

JC: Es una buena pregunta. A mí me han dicho que es innato, y yo creo que sí es innato. O lo tienes o no lo tienes. Lo puedes perfeccionar, le puedes dar contenido, pero lo tienes o no lo tienes. Porque todos podemos ver que un chico hace tres túneles seguidos o que hace cuatro driblings, pero eso no significa que el chico tenga el potencial para en el futuro convertirse en un deportista de élite. Se deben analizar muchas más cosas. Y algunas de ellas tienen que ver con su actitud fuera del campo.

DG: ¿Y cómo llegas al FC Twente?

JC: Yo jugaba al fútbol con el hijo del presidente, en un club amateur, en Amsterdam. Y un día le conté que tenía un proyecto. Y me dijo que me iba a presentar a su papá, que es el presidente del Twente. Nos reunimos, me hicieron una propuesta, yo les hice otra. Vine a Perú y estuve un mes haciendo una investigación de mercado, hablé con la Universidad San Martín, el Esther Grande de Bentín y el Sporting Cristal. Y finalmente decidimos establecer un convenio con el Esther Grande de Bentín.

DG: ¿Tú descubriste a Renato Tapia?

JC: No, yo no lo descubrí. Yo no creo que alguien descubra…

DG: ¿Pero tú personalmente fuiste a verlo?

JC: Sí, yo lo vi cuando tenía quince años, y casualmente cuando lo vi me enteré que ya estaba en el Esther Grande de Bentín, lo cual me facilitó todo el trabajo. Yo lo vi jugando en su colegio, en el San Agustín, en Adecore.

DG: ¿Qué fue lo que más te llamó la atención cuando viste jugar a Renato Tapia por primera vez?

JC: En realidad cualquier podía ver en Tapia lo que tenía. Tapia es un jugador muy completo. Es de los futbolistas más completos que yo he conocido. Como futbolista y como persona. Está muy bien educado. Es un chico que tiene valores, que tiene una madre que es educadora, un papá que es profesional. Eso no quita que aquellos padres que no son profesionales no puedan darle valores a sus hijos, por supuesto que lo hacen. Pero tuvo un hogar estructurado. Ellos se ocuparon de darle ese entorno, para que pudiera crecer con tranquilidad y dedicarse a lo que tenía que hacer, que era estudiar y jugar al fútbol.

DG: ¿Cuánto tiempo estuviste trabajando como scout para el Twente?

JC: Seis años. Yo viajé con un total de veintitantos chicos. A lo largo de los seis años. Obviamente en grupos separados. Viajaba en grupos de cuatro, hasta seis chicos. Viajé por ejemplo con Arón Torres, que ahora está en el Boys. Con Christopher Olivares, que ahora está en Cristal y probablemente viaje con la sub-20 acompañando a la selección mayor a Rusia. Viajé con Sebastián Bravo, Enmanuel Páucar, Luis Montoya. Y así con muchos chicos que creo, gran parte de ellos llegaron a dedicarse a la carrera de futbolista.

DG: ¿En qué momento te desvinculaste del Twente?

JC: Hace dos años.

DG: ¿Y ahí fue que decidiste entrar a los medios de comunicación?

JC: No es que decidí. Simplemente yo estaba trabajando en lo mío. Seguía trabajando en el fútbol, me estaba metiendo en el tema de representación de jugadores, tenía algunas franquicias de academias de fútbol.

DG: ¿Y cómo llegas a Movistar Deportes?

JC: Porque el gerente legal del canal, que es mi amigo, me llamó un día para decirme que estaban buscando gente. Y vine, tuve una entrevista, luego un casting y todo fluyó.

DG: ¿Y te gustaría seguir como analista deportivo en el largo plazo? ¿O en algún momento podrías regresar a trabajar como cazatalentos?

JC: No lo sé, es posible. Antes de entrar aquí, estuve a punto de empezar a trabajar para el Manchester United.

DG: ¿Cómo así?

JC: Porque tuve una entrevista con ellos, para trabajar como cazatalentos. Estaban buscando a un scout en Chile, no conocían a nadie ahí, y a través de un amigo mío holandés se contactaron conmigo. Nos reunimos en Argentina, todo salió bien, pero finalmente consiguieron a alguien en Chile, así que para ellos era mejor.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Noticias Relacionadas: