Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Claudio Pizarro: un final anticipado

Claudio supo que su etapa por el Bayern Munich había llegado a su fin en mayo del 2007. Lo que no tenía del todo claro era dónde seguir su carrera. Ofertas no le faltarían. De hecho, mientras tomaba vacaciones lejos de todo el asecho periodístico, levantó el teléfono mientras este vibraba y vio el identificador de llamada. Número desconocido, pensó. Pero al escuchar la voz y la entonación de un inglés con acento portugués, se sorprendió. “Hi Claudio, It’s Jose Mourinho”. Pizarro lo había logrado una vez más.

El episodio mencionado sucedió. Claudio cuenta siempre la anécdota junto al ‘The Special One’ cada vez que una cadena internacional lo busca para alimentar el supuesto morbo entre Mourinho y Guardiola (Pizarro es uno de los pocos que ha sido dirigido por ambos). Pero siempre él contesta de forma correcta. Galante. Ni una palabra más ni una menos.

Lo que si nos dimos cuenta, en el tiempo, es que Claudio supo entender lo que significa quemar etapas. Salir del Bayern con la puerta grande rumbo al Chelsea fue una decisión sensata. La fue también aquella que tomó para regresar al Bremen y darse el segundo respiro de su carrera para goles en Champions y Europa League. Fue allí en donde se coronó máximo anotador extranjero e histórico de la Bundesliga.

Hablar de Claudio es eso: un futbolista que supo descifrar escenarios para la toma de decisiones. Esa misma que le hace falta a millones de peruanos. También la que tuvo para anotar más de 200 goles en fútbol alemán; sin embargo, aquella que no fue similar en la Selección Peruana y con la que acumula apenas 6 anotaciones en procesos rumbo a Mundiales.

Su nombre polariza. De seguro, alguien lo tomará en algún momento para la realización de alguna tesis universitaria relacionado a los medios deportivos peruanos y su carácter al momento de hablar de él. Hasta hace una semana nadie mencionaba su nombre y, de pronto, su repercusión lo ha llevado a ser trendig topic en Twitter tres noches seguidas.

– Queda decir adiós – 

Claudio cumplira 40 años en octubre próximo. La base 4, para algunos futbolistas, es sinónimo de retiro. En el caso de Pizarro aún no gozamos de una respuesta al respecto. Lo que podríamos interpretar es que el final de su carrera viene siendo anticipado por la cantidad de odio de las personas que no respetan su persona y que se ve día a día en redes sociales.

Pizarro no tiene absolutamente nada que demostrarle a alguien. Parte del hinchaje que posee Pizarro a su favor habla de una ‘trayectoria memorable’ que nadie podría discutir, pero que es insuficiente para ir (merecer) un Mundial. En el plano estricto, su nombre solo fue presa de la especulación en base a fuentes informativas que los periodistas y comentaristas deportivos han sido incapaces de contrastar con otras más. 

El final llega y solo porque lo merece. Claudio tuvo capacidad para anticiparse a hechos como ser recordado por la historia del Chelsea como el peor de sus fichajes y retomar su nivel en Alemania para convertirse en una leyenda viva. También la tuvo ante los que lo llamaron indisciplinado y ‘juerguero’ e ir ante el TAS para probar su inocencia completa. Quizás y solo quizás…es el momento de anticiparse a un mar de comentarios negativos y preguntarse: ¿realmente tengo que demostrarle al mundo algo más?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Noticias Relacionadas: